El Conde Guácharo a través del tiempo

El Conde del Guácharo es un personaje reconocido que catapulto al comediante venezolano Benjamín Rausseo en la década de los ochenta, siendo de gran popularidad tanto nacional como internacionalmente.

Rausseo explicó que el personaje surgió como la tercera obra que el escribió en la escuela de teatro, para lograr graduarse. «La obra fue una representación de un venezolano que vivía en el campo y tuvo su primer encuentro con la ciudad», dijo.

Rausseo puntualizó que la identificación que siente la gente con el Conde es por la capacidad que tiene el de decir aquellas verdades que nadie más es capaz de decir. El humorista lo define como «una marca, algo tradicional porque ya yo soy un artista de colección», haciendo referencia a lo que representa ahora.