Estilo Éxitos
Foto cortesía-unsplash.com

¿De dónde viene el árbol de Navidad?

22/12/2017 | 09:16 am

Por: Alice De Barros

Millones de familias en diferentes rincones del mundo esperan cada diciembre para celebrar la llegada de la navidad y con ella, armar el tradicional árbol navideño.

Algunos los prefieren de plástico, otros naturales, algunos son majestuosos, otros más modestos, lo cierto es que siempre están cargados de mucha luz y color.

Existen diferentes versiones acerca del origen del árbol de navidad, por ejemplo,  cuentan que cuando uno de los caballeros del Rey Arturo buscaba el Santo Grial, descubrió un árbol lleno de luces brillantes que parecían estrellas, de allí que le atribuyeran su cualidad  mágica y lo tomaran como símbolo divino.

Otra historia nos habla de los antiguos germanos, quienes tenían un árbol muy grande al cual llamaban “Dios Odín” y San Bonifacio -quien era un evangelizador de Alemania e Inglaterra- lo derribó para plantar en el mismo sitio un pino que representaba el amor de Dios, luego lo adornó con manzanas que representaban el pecado original-las tentaciones- y con velas que representaban a Cristo como luz del mundo. De esta manera el tradicional pino, se convirtió en un símbolo cristiano.

También existe una teoría del año 750 después de Cristo cuando un roble sagrado para los paganos cayó sobre un pino, pero a pesar de sus grandes dimensiones no le causó ningún daño y quedó intacto, luego lo nombraron “árbol del niño Jesús”.

Más allá del origen del árbol navideño o arbolito, cada cosa que se utiliza para su decoración tiene un significado o intención.

Se cree que la forma triangular del arbolito representa a la Santísima Trinidad, mientras que las luces de cualquier tamaño o color, significan la luz de Jesús en la vida de las personas y el camino de la fe.

Dicen que las esferas, bolas o bambalinas representan los dones que Dios ha dado a los hombres, pero también se cree que son una oración y que dependiendo del color que sean tendrán una intención. Las rojas simbolizan peticiones; las blancas o plateadas, agradecimiento; azules, arrepentimiento y las dorados: alabanza.

Los ángeles que algunos suelen utilizar en el decorado, simbolizan a los mensajeros del cielo en la tierra, y son ellos quienes se encargan de llevar al cielo estas peticiones hechas a través de las bolas de colores.

Las cintas que se colocan sobre el árbol navideño representan los lazos familiares. Las campanas son la alegría que produce la llegada del niño Jesús. Y por último la estrella que se acostumbra colocar en la punta del arbolito, representa la fe que guía nuestra vida y debe ser colocada por la persona mayor de la familia.

No importa el costo, cantidad o calidad de adornos que se utilicen en un árbol navideño, el tamaño o color de sus accesorios. Lo r importante es hacer de esta costumbre un ritual dereflexión y de unión familiar en el que cada luz o adorno utilizado tenga un sentido especial para cada familia, es tomar este motivo navideño para tener un momento alegre, lleno de  espiritualidad  y unión en el que se agradezca a Dios por la vida, por la  familia y las bendiciones  recibidas en víspera del nacimiento de Jesús.