De …. Román Lozinski | Especial del Día del Padre

14/06/2017 | 07:45 pm

En este mes del padre, nuestros papás del Circuito Éxitos develan cinco cosas especiales que desean compartir con sus hijos; momentos que trasladan a la complicidad, el acompañamiento, traen alegrías y gratos recuerdos.

En esta oportunidad Román Lozinski precisó sus 5 juegos imprescindibles para compartir entre padre e hijos.

¿Por qué jugar?

Primero, el juego desarrolla la imaginación de los niños, la pone al servicio de la creatividad. Soy de los que opinan que estos padres que llenan a los hijos de muchas actividades no les da tiempo libre y el tiempo libre es muy valioso para que, producto por ejemplo del aburrimiento, se pongan a pensar en qué hacer, cómo hacer, en construir, desarrollar nuevas ideas.

Segundo, el tema de jugar con ellos es darle valor a su tiempo, a sus intereses, a las cosas de ellos. Por eso trato de no ser ese papá que está en la computadora mientras el hijo pide ayuda, o el que responde que está trabajando. En la mayoría de los casos, aún cuando estoy trabajando, a menos que esté muy comprometido dejo de hacer lo que esté haciendo para atender a mis hijas así sean dos minutos. Me gusta que sientan que papi deja de hacer cosas por estar a su lado. También hay que enseñarles que papi necesita concentrarse en su tarea.

 

  • Hay un juguete que quiero rescatar, el lego fue mi juguete favorito. Lo sigue siendo, todavía colecciono legos para adultos que me ayudan a hacer ahora mis hijas y por supuesto yo las ayudo a ellas a hacerlos también. Ellas acaban de tener la transición de hecho del lego duplo que es el bloque grande al lego tradicional, normal, el pequeño. Ya cuando tienes mayor motricidad fina pues pasas a este lego. Lo bonito del lego es que tú compras una casa de muñecas y una vez que terminas de construir la casa según las instrucciones te quedan las piezas para hacer lo que te da la gana. Recuerdo yo clarito un avión que me costó mucho hacer, era muy complicado y yo era pequeño, y las piezas de lego eran todas casi que iguales, no había piezas modeladas y luego aquello iba a parar al tobo donde tenía los demás legos y con eso hacía lo que me diera la gana. Yo reconstruía todo el fielder, desde el que se manejaba Mazinger Z y lo hacía todo en lego, por ejemplo.